Quitarse la cabeza

Una conocida mía, normalmente sensata en sus juicios, me cuenta un día la siguiente historia: unas...