Las lecturas las leen los niños. Muy bien preparados. Alto y claro. Cuando el cura encuentra el micrófono inalámbrico para comenzar el diálogo con los pequeños, aclara: “Hemos leído, por despiste, las lecturas del domingo siguiente -las de Cristo Rey- y confieso que me había preparado las de hoy. Pero no habrá problema”. Y no lo hubo. Comienza preguntando a los chavales si creen que Dios ha creado el mundo bien o mal y todos contestan a coro que “bieeeeeeen”. Entonces repregunta por las guerras y los asesinatos y la violencia. “Eso es porque Dios nos ha hecho libres” le explica Laura, una niña que no ha cumplido los 12 años.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar. Puedes acceder a él y al mismo tiempo ayudarnos a continuar ofreciendo contenidos como este convirtiéndote en una persona con suscripción a través de este enlace la página de suscripción.